Rep. Dominicana, Juegos Olímpicos de Tokio- 1964, 2021.

Ulises García Saleta, Alberto Torres, Divina Estrella. Primeros Héroes Dominicanos en Juegos Olímpicos
Ulises García Saleta, Alberto Torres, Divina Estrella. Primeros Héroes Dominicanos en Juegos Olímpicos

La Génesis del deporte dominicano al más alto nivel de competencia no puede escribirse sin mencionar a los precursores que llegaron al nivel del Olimpo deportivo y al mismo tiempo, ubicando a República Dominicana en el mapa de los Juegos del Mundo, en el  año 1964, en el mismo escenario de hoy Tokio 2021, llegaron nuestros primeros héroes deportivos con la insignia tricolor, en Tokio, Japón.

Luego, la primera dominicana llegaría a los Juegos Olimpicos en 1976. Repasemos algo de nuestra historia deportiva.

 

Juan Ulises García Saleta (Wiche)

Padre del Olimpismo dominicano

Graduado de ingeniero civil en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, desde muy joven, mostró sus cualidades como atleta, propulsor, dirigente y constructor deportivo. Como atleta practicó atletismo, boxeo, voleibol, baloncesto, béisbol, natación, ciclismo, patinaje sobre ruedas, equitación y tenis de mesa.

Primer presidente del Comité Olímpico Dominicano (COD) (1962) elegido mediante votos después del ajusticiamiento de Trujillo. Como presidente de ese organismo, encabezó la primera delegación dominicana que asistió a unos Juegos Olímpicos, acompañando al atleta Alberto Torres de la Mota -El Gringo- en Tokio, Japón, 1964.

Ideólogo y máximo responsable de la construcción del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte y de la celebración de los XII Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1974 que, según los entendidos, marcaron el desarrollo del deporte en el país.

Manteniendo dicha agrupación en primer plano y concibió la idea de un Centro Olímpico en Santo Domingo, en los terrenos del antiguo aeropuerto General Andrews. Logró para el país la sede los XII Juegos Centroamericanos y del Caribe del 1974. Fue Secretario de Estado de Deportes, Educación Física y Recreación en 1981. Dirigió organizaciones deportivas formadas por campesinos en la Región Sur del País. Fue miembro de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (ODECABE) y de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA).

Exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano durante el ceremonial del año 1990.

 

Alberto Torres de la Mota, El Gringo.

Salvando una serie de inconvenientes, ya que en septiembre de 1963 se había producido el golpe de Estado al gobierno del profesor Juan Bosch, la situación política estaba al rojo vivo, sin embargo, el ingeniero Juan Ulises García Saleta se puso el traje del coraje, acudió a la caridad pública y privada para costear los gastos de él y el velocista Alberto Torres de la Mota (El Gringo). Torres de la Mota había participado en los Juegos de Chicago y los Centroamericanos de Jamaica.

El Gringo participó en la primera eliminatoria de los 100 metros lisos y detuvo el cronómetro en 10.8 segundos, ocupando el sexto puesto y quedó eliminado. Con esta actuación, República Dominicana inició el camino competitivo del olimpismo.

El 14 de octubre de 1964, el velocista Alberto Torres de la Mota (El Gringo), compitió en las pruebas de los 100 metros planos de los XVIII Juegos Olímpicos, de Tokio, Japón, y se convirtió en el primer atleta dominicano en actuar en esa cita universal.

Torres corrió en el carril No. 1 de la décima y última serie de la prueba rápida, junto a Lynsworth Headley (Jamaica), Manayas Suthy (Tailandia), Leon Yombe (Congo), Rober Bacuck (Francia), Rogelio Rivas (España), Enrique Figuerola (Cuba) y Manfred Knickersberg (Alemania).

En esa serie, Torres ocupó el sexto lugar con un cronómetro de 10.90 segundos y quedó eliminado. La prueba la ganó el cubano Figuerola con registro de 10.5 y clasificó a semifinales. Sólo estuvieron por debajo de ‘El Gringo’, Suthy con 10.95 y Rivas con 11.1.

Esa fue la actuación del criollo, quien estuvo inscrito en los 200 metros lisos, pero no acudió a la parrilla de salida.

En 1959, impuso marcas nacionales para los 100 y 200 metros planos con 10.4 y 21.4 segundos, respectivamente, representando a la Escuela Nacional de Educación Física, donde estudiaba. Ese año viajó a Chicago, Estados Unidos, para correr por el país en los III Juegos Deportivos Panamericanos.

 

Torres, mientras estudiaba en el Instituto Politécnico Nacional de México, en 1963, logró obtener tres pruebas de 100 metros lisos, siendo la más importante la celebrada en Saltillo, Coahuila, en la que ganó la prueba rápida con 10.7 segundos, derrotando al campeón mexicano Miguel Angel González, que finalizó segundo.

El velocista corrió en los IX Juegos Centroamericanos y del Caribe de Kingston, Jamaica; los X Juegos de San Juan, Puerto Rico, 1966; y los XI Juegos de Ciudad Panamá, en 1970.

También, asistió por segunda vez a unos Juegos Olímpicos, en esta ocasión a México 1968, en las distancias de 100, 200 metros y miembro del equipo de relevo 4×400 metros.

 

Al pasar a la dirigencia deportiva, forma parte del cuerpo de entrenadores de la selección de atletismo previo a los famosos Doce Juegos de 1974; delegado dominicano a congresos de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Atletismo, miembro de la Federación Dominicana de Atletismo y presidente de la misma.

Torres asistió a las XXI Olimpiadas de Montreal, Canadá, en 1976, en función de delegado del atletismo y asiste al Congreso Internacional de Atletismo, patrocinado por la Federación Internacional de Atletismo (IAFF).

Exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano durante el ceremonial del año 1979.

 

Divina Estrella, “La Bala de la Pista”

Divina Estrella, la primera mujer dominicana en participar en unos Juegos Olímpicos, (Montreal 1976), y en Los Angeles (1984) compitió en las pruebas de 100 y 200 metros planos. En los 100 llegó sexta con tiempo de 12.12 segundos y en los 200 también terminó en sexto con 24.95 segundos. En ambas pruebas fue eliminada.

La otrora “bala de la pista” como fue reconocida en su país, Estrella fue una atleta multifacética que por más de diez años dominó las pruebas rápidas y compitió con el mismo nivel de excelencia en casi la totalidad de las siete pruebas de atletismo en que incursionó, como atleta de alto rendimiento. Ella mantuvo en su poder por largos años las marcas nacionales en 100 y 200 metros.

Calificada como una atleta excepcional de su generación Divina compitió en 100 y 200 metros planos en los Juegos Olimpicos, logrando marcas respectivas de 12.12 (sexto lugar) y 24.95. Ese año se convirtió en la primera mujer dominicana que corría la prueba por debajo de los 12 segundos, al establecer una nueva marca nacional con 11.09. Estrella exhibe como grandes logros las preseas de plata y bronce que conquistó en los Centroamericanos de Atletismo de Guadalajara, México, en 1979, donde fue sub-campeona en 400 metros planos y bronce como parte del relevo 4×100.

Los cuatro premios de “Atleta del Año” 1973, 1974, 1976 y 1979 que le otorgó la Asociación de Cronistas Deportivos (ACD) la convierten también una de las deportistas más ganadoras de ese preciado galardón.

Exaltada al pabellón de la fama del deporte dominicano en el ceremonial del año 2013,  en la disciplina de Atletismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.